Astronomía de neutrinos, observación de los objetos en el espacio a través de los neutrinos que provienen de ellos. Los neutrinos son partículas elementales que interaccionan tan raramente con la materia que ‘escapan’ del corazón de una estrella, donde se producen en las reacciones nucleares; sólo una pequeña proporción de neutrinos son absorbidos por el cuerpo de la estrella. Si un haz de neutrinos tuviera que pasar a través de una lámina de plomo de 300 años luz de anchura, solamente la mitad de ellos quedaría atrapada por el plomo, mientras que la otra mitad emergería. Esto significa que, en principio, los neutrinos pueden proporcionar información a los astrónomos sobre lo que ocurre en el interior de una estrella, mientras que los otros campos de la astronomía estudian los fenómenos que tienen lugar en su superficie. Sin embargo, para detectar los neutrinos procedentes del espacio, se requiere un detector muy grande, bien protegido de cualquier tipo de interferencia, como los rayos cósmicos. Por ello, los ‘telescopios’ de neutrinos normalmente se construyen en profundas minas o en cavernas situadas bajo las montañas. Las capas superiores de roca hacen que sólo los neutrinos alcancen los detectores. Un telescopio de neutrinos típico podría necesitar unos 400.000 litros de fluido para capturar unos cuantos de ellos.

La astronomía de neutrinos comenzó en 1967, cuando un detector de este tipo, lleno de percloroetileno, empezó a monitorizar la emisión de neutrinos procedente del Sol; los neutrinos se producen cuando los núcleos de hidrógeno se combinan para formar núcleos de helio (véase Nucleosíntesis). Desde entonces, el instrumento, construido en una mina de Dakota del Sur (EEUU), sólo ha detectado alrededor de un tercio de los neutrinos predichos por las teorías solares. Se han construido otros detectores de neutrinos, y algunos de ellos utilizan galio para atrapar a estas partículas. En el experimento internacional GALLEX, se ha construido un detector bajo las montañas del Gran Sasso d’Italia, en la región de los Abruzos. Requiere unas 100 toneladas de una disolución que contiene 30,3 toneladas de galio.

En 1987 se produjo una observación astronómica de neutrinos muy importante, cuando explotó una supernova en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia cercana. Se detectaron sólo 19 neutrinos de la supernova: 11 con un instrumento manejado por la Universidad de Tokio, y 8 por un experimento estadounidense realizado en Cleveland, Ohio. Los neutrinos se habían desprendido del corazón de la supernova en el momento de la explosión, y sus energías proporcionaron la confirmación de las teorías de las supernovas. Los 11 neutrinos detectados en Japón representaban a 3×1014 neutrinos de la supernova que pasaron a través del detector, un tanque cilíndrico de 15,6 m de diámetro y 16 m de altura.




 
Astronomía de neutrinos
en fakiro.com
Astronomíahttp://astronomia.fakiro.comshapeimage_3_link_0

artículos                enciclopedia                más